661797506 - 647 904 939 administracion@coiticv.org

Big Data: Principios básicos para una correcta regulación

El Big Data es el tratamiento automatizado de cantidades masivas de información, que tanto compañías como organismos públicos almacenan digitalizadas.

En la medida en que las operaciones de Big Data se basan en un tratamiento masivo de datos personales, surgen cuestiones relacionadas con la privacidad y la protección de datos que no se pueden dejar de lado.

Son muchas las instituciones que se ocupan de velar por el cumplimiento de éstos, en nuestro país concretamente la Agencia Española de Protección de Datos, cuyo último informe se centra en el nuevo panorama que los cambios tecnológicos (Big Data, Internet de las Cosas, etc.) dibujan.

Información más allá de los datos

Tradicionalmente, las bases de datos recogían esencialmente datos estructurados, con formato fijo, por ejemplo la fecha de nacimiento,  o el DNI.

Sin embargo, hoy en día se dan pasos mucho más allá de esos simples datos. El objetivo es extraer el máximo de información de los usuarios, sus preferencias, hábitos de compra, etc.

Las empresas acceden y utilizan cantidades gigantescas de datos de todo tipo, cada vez más cualitativa y menos cuantitativa: registros de accesos y navegación web, actividad en redes sociales, registros de transacciones online, señales GPS de los móviles, imágenes de satélites… La lista es interminable.

Las 3 «V» del Big Data

El Big Data generalmente se define con estas 3 «V»: velocidad, volumen y variedad.

La velocidad hace referencia a los flujos de información constantes y al dinamismo con que se van produciendo las actualizaciones.

El volumen de datos masivos es la principal característica del Big Data, dando lugar a un abanico amplísimo de posibilidades para las organizaciones, que disponen de una variedad de datos inimaginable hace tan sólo unos años.

Algunos autores añaden además a estas características que definen al Big Data, otras dos «V»: veracidad y valor. La veracidad entendida como el necesario nivel de calidad y fiabilidad de los datos recopilados, y el valor como la riqueza de posibilidades que representa poseer esa información.

Principios de regulación del Big Data

En el ámbito del Big Data, han de respetarse como mínimo estos 5 principios básicos:

Principio de calidad: Los datos han de ser pertinentes, adecuados, actualizados y no excesivos.

Principio de limitación a la finalidad: Los datos que se recopilan sólo deben usarse para el propósito inicial para el que se recopilaron.

Principio de minimización de los datos: La recogida de datos ha de limitarse a lo estrictamente necesario para la finalidad que se persiga en ese momento.

Principio de consentimiento: La recogida de datos ha de ser siempre autorizada por parte del afectado.

Principio de transparencia: En la misma línea, el afectado ha de poder conocer qué información sobre él es la que se tiene almacenada.

Como señalan los expertos en la materia, la era de los datos masivos puede suponer la alteración de la sociedad, llevándonos a la «dictadura de los datos». Será tarea de las autoridades competentes velar por el derecho de los ciudadanos a preservar su privacidad.

Fuentes consultadas |  Memoria anual Agencia Protección de Datos